Trucos para limpiar el colchón - Colchón Morfeo

Trucos para limpiar el colchón

Trucos para limpiar el colchón

Hemos preparado este post con unos trucos para limpiar el colchón, ya que la limpieza del colchón es muy importante para el descanso y la calidad de vida. Para un buen descanso necesitamos un buen colchón, un somier que se ajuste y una almohada indicada para tus necesidades al dormir. Sin embargo, la limpieza del colchón es más importante. En Morfeo sabemos que el correcto estado de cada uno de estos elementos es esencial, por eso os hemos preparado estos trucos. ¿Los ponemos en práctica?

Limpieza del colchón

La limpieza del hogar es esencial para una buena calidad de vida. Con el uso y el tiempo se acumula polvo y ácaros, sobre todo en los dormitorios y en especial en el colchón. Para tener una correcta higiene en el dormitorio se recomienda:

  • cambiar las sábanas todas las semanas
  • ventilar la habitación al menos 5 minutos antes de hacer la cama
  • al hacer la cama sacudir bien almohadas y sábanas
  • aspirar el colchón semanalmente

Estos consejos son muy útiles para la limpieza diaria y semanal de la habitación. Pero con el paso del tiempo se va olvidando un elemento fundamental en el descanso e higiene, el colchón. Aunque no os lo creáis en el colchón se acumulan miles y miles de manchas todos los días. El sudor es uno de los mayores responsables de la aparición de manchas y humedad en el colchón. En el caso de los colchones infantiles la orina pueden ser otros de los tipos de manchas que pueden aparecer. Y esto hay que solucionarlo cuanto antes, ya que sino terminarán dañando la calidad de nuestro colchón, nuestra calidad de sueño y salud. Ya que producen infinidad de bacterias que hay que eliminar. A continuación os damos unos trucos para limpiar las manchas del colchón.

Trucos para limpiar el colchón

A diario nuestro colchón se acumula polvo, bacterias y ácaros que pueden producir problemas de salud y bienestar. Por ello, es tan importante mantener una correcta higiene en la ropa de cama y una buena limpieza en el colchón. Y es que es más sencillo de lo que parece. Todos tenemos en casa ciertos elementos o productos que son muy útiles a la hora de limpiar, sobre todo cuando se trata de manchas difíciles:

Trucos para limpiar el colchón con productos

Limón y agua:

Es ideal para las manchas del colchón como la orina, sudor y vómito. Se suele mezclar con agua y es bastante efectivo para eliminar los olores del colchón de forma permanente.

Bicarbonato:

El bicarbonato tiene multitud de usos, para limpiar la plata, desengrasante, desatascar tuberías y limpiar manchas difíciles en colchones. Este remedio caser, juntándolo con agua tibia genera una pasta que es bastante efectiva en la eliminación de manchas en el colchón.

Vinagre:

Para la eliminación de manchas no sirve cualquier tipo de vinagre. El más efectivo es el blanco, tanto para manchas de orina como de sudor. Se utiliza mediante un paño húmedo con vinagre y se frota la zona afectada.

Agua oxigenada:

Aunque no lo parezca es el remedio más efectivo contra las manchas de sangre. Se aplica directamente sobre la mancha con ayuda de un paño o algodón.

Detergente

Cuando los remedios caseros no funcionan hay que recurrir al detergente, mejor líquido. Se frota la zona con un paño humedecido con un poco de detergente y agua, se deja actuar un poco. Se limpia con agua y se seca bien.

En algunos casos, cuando estos trucos para limpiar el colchón no funcionan, se recurre al uso de disolventes. Pero éstos pueden dañar el colchón si no se tiene cuidado.

 

Trucos para limpiar el colchón según el tipo de mancha

La principal causa de manchas en los colchones son el polvo y la suciedad acumulada, también el sudor. Sin embargo existen otros tipos de manchas que son más frecuentes de lo que imaginamos y a las que no se les suele prestar demasiada atención.

Orina

Este tipo de manchas son muy frecuentes sobre todo en los colchones infantiles. Normalmente lo que todos hacemos es sacar las sábanas, el empapador y el protector y lavarlos. Pero en este proceso descuidamos el colchón, el cual también se ve afectado por la acción de la orina. Sobre todo si ha estado una buena cantidad de tiempo ahí.

Para limpiar las manchas de orina utiliza una mezcla de cuatro partes de agua por una de vinagre blanco. En caso de que la mancha esté seca, prueba con bicarbonato sódico. Espolvorea el colchón con el bicarbonato, cúbrelo con plástico y déjalo actuar toda la noche. A la mañana siguiente, retira el envoltorio y aspira la mezcla. Si esto no funciona, puedes rociar con un preparado con 235ml de agua oxigenada y tres cucharadas de bicarbonato, lo dejas actuar y lo secas.

Sudor

Los veranos calurosos, las cenas copiosas, fiebre, dolores estomacales, etc. Pueden provocar sudoración. Todas las personas sudamos, más o menos, pero lo hacemos y este tipo de manchas es la que más se suele acumular en el colchón. Normalmente lo que se suele hacer es ventilar durante cierto tiempo y cambiar las sábanas semanalmente. En estos casos, después de sudar se debería cambiar sábanas, protector y empapador en el mismo momento en el que se pasa. Además del correspondiente mantenimiento del colchón.

Lo más efectivo para eliminar el sudor del colchón es la utilización de una mezcla de amoniaco, agua y jabón líquido. No hay que empapar el colchón, solo frotar un poco la superficie con una esponja bien escurrida.

Sangre

Un granito que se rompe, una herida que se abre, la menstruación… son algunos de los factores que pueden ocasionar manchas en la cama. Si no se tiene cuidado estas manchas pueden penetrar en el colchón. Y si algo tiene la sangre es que es de las manchas más difíciles de quitar.

Las manchas de sangre deben eliminarse lo antes posible, ya que penetran con mucha facilidad en los tejidos y son muy resistentes. Aplicar un poco de agua oxigenada en la mancha, esperar a que salgan las burbujas y retirar con un paño limpio blanco, suele funcionar. Si la mancha está recién hecha, frotar con un poco de agua o leche fría ayuda a que no penetre en el tejido. Cuando la mancha de sangre persiste porque está seca o ha penetrado en los tejidos se debe usar una mezcla de una parte de bicarbonato y dos de agua fría. Se extiende con un paño humedecido y se deja actuar 30 minutos. Después retirar con agua y secar bien.

Humedad

Cuando las manchas de sudor se acumulan, sobre todo en colchones que no permiten la transpiración, aparecen las humedades. Generalmente este tipo de manchas cuando se suelen descubrir, ya no se puede hacer nada porque han perjudicado considerablemente el colchón. Pero también hay formas de combatirlas cuando aparecen de forma aislada.

Lo primero es airear el colchón, preferiblemente al sol, para ayudar a secar la humedad. A continuación pasa la aspiradora para quitar el moho (si lo hubiera) y después aplicar disolvente (se encuentran en cualquier droguería). Enjuagar bien con agua tibia y aplicar un desinfectante. Si la humedad persiste o reaparece el moho, la mejor solución es cambiar el colchón.

Vómito

Los virus del estómago suelen ser los principales responsables de este tipo de manchas en el colchón. Lo primero que se debe hacer es quitar las sábanas, el empapador y el protector. Y cambiarlos por otros limpios.

Para limpiar este tipo de manchas en el colchón hay que rociar con vinagre y dejarlo actuar durante unos 10 minutos. Después espolvorea con bicarbonato, dejar que haga efervescencia y pasar la aspiradora para retirarlo. Si la mancha persiste, frota con una esponja humedecida con agua oxigenada.

Cómo limpiar el colchón

Los trucos anteriormente mencionados son muy efectivos a la hora de limpiar el colchón. Pero también existen tipos o grados de limpieza que pueden ayudar a mantener el colchón limpio más tiempo.

Limpieza diaria o mantenimiento

La limpieza diaria o de mantenimiento consiste en ventilar la habitación todos los días, sacudir bien las sábanas antes de hacer la cama y cambiar las sábanas todas las semanas. Cuando se vayan a cambiar las sábanas se debe aspirar la superficie del colchón para ayudar a que el polvo no se acumule, facilitando la limpieza del colchón  y evitando la acumulación de ácaros. Si antes de aspirar espolvoreas bicarbonato y lo restriegas bien obtendrás una limpieza más efectiva.

Limpieza a fondo

Este tipo de limpieza del colchón sería recomendable realizarla una vez cada 6 meses, aprovechando la rotación del colchón. Para una limpieza en profundidad del colchón, lo principal es aspirar el colchón, como en la limpieza de mantenimiento. A continuación, se realiza una espuma mezclando una cucharada sopera de detergente líquido para la ropa en 1 litro de agua muy fría. Se mezcla todo bien hasta conseguir una espuma y se frota con ella, mediante una esponja, el colchó realizando movimientos en círculo. Dedica un poco más de tiempo a frotar en las zonas donde haya manchas. Una vez terminado este proceso, deja secar el colchón al aire o ayúdate con un secador.

Eliminar olores

Los olores es de los más molesto a la hora de dormir. Además de que las responsables de los malos olores suelen ser bacterias y gérmenes. Para la eliminación de olores lo mejor es en cada limpieza semanal espolvorear un poco de bicarbonato, esparcir por la superficie del colchón y pasar la aspiradora. Esto ayuda a limpiar el colchón y a eliminar malos olores. Si los olores son muy profundos y persistentes: espolvorea el bicarbonato, cúbrelo y deja actuar toda la noche. A la mañana siguiente aspira y rocía con un poco de desinfectante y ¡listo!

Con esto se consigue mantener el colchón en buen estado durante más tiempo. Aún así, el desgaste por el uso y la limpieza terminaran haciendo mella en el colchón. Que entre los 7-10 años hay que cambiarlo, ya que dormir en  un colchón viejo puede ocasionar problemas.

Consejo Morfeo

Una forma de evitar que el sudor llegue hasta el colchón es usar protectores de colchón y empapadores. De esta forma el sudor filtra hasta el empapador y suele mantener el colchón seco durante más tiempo. Igual para las manchas producidas por la orina y demás manchas. Sin embargo, este sistema no es infalible 100% por lo que recomendamos es cambiar las sábanas semanalmente, aspirar el colchón, inspeccionar el colchón todas las semanas y limpiar el colchón con agua y jabón cada cierto tiempo. Si observamos que el estado del colchón no es el optimo se aconseja su sustitución lo antes posible para prevenir posibles problemas de salud.

Si quieres saber más de nosotros síguenos en nuestras redes: Facebook, Twitter e Instagram.

 

Las cookies nos permiten ofrecer servicios personalizados. Si continúas navegando aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más info: política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×
Hola, ¿Te podemos ayudar?