Rutinas de sueño para los más pequeños de la casa

Rutinas de sueño para los más pequeños de la casa

Rutinas de sueño para los más pequeños de la casa

Tiempo de lectura: 5 minutos

En Morfeo sabemos que el descanso es fundamental para un buen rendimiento físico y mental. Nos preocupa el cuidado de los niños y la calidad del sueño, así que queremos compartir unas rutinas de sueño para los más pequeños de la casa ¡Toma nota!

Rutina sueño

 

Rutinas de sueño para los más pequeños

Los niños deben dormir unas 8h-12h dependiendo de la edad. Por ello, es importante que se vayan a dormir temprano, para relajarse tras la actividad del día y descansar lo necesario. Aunque en muchos casos parece misión imposible es necesario que se acuesten pronto, para así conseguir un mejor rendimiento escolar.

¿Cómo y cuándo establecer la rutina de sueño?

Las rutinas de sueño deben implantarse desde corta edad, alrededor de las 6-8 semanas, ya que es necesario que el bebé o niño se habitúe a esta rutina diariamente. Cada peque necesita su tiempo para prepararse antes de ir a dormir: en el caso de los bebés suele bastar con 5 minutos; mientras que los niños pequeños quizás necesiten más tiempo de preparación. Es importante conocer el tiempo de relajación previo a dormir que necesita cada niño, de este modo se podrá establecer una rutina acorde con su ritmo.

✅ Rutina de sueño

La rutina de sueño deben comenzar siempre a la misma hora todas las noches. El reloj interno de niños y bebés se ajusta a con una rapidez asombrosa a los horarios de sueño. Esto no quiere decir que no pueda alterarse en determinadas circunstancias, pero que no sea lo habitual. Además, también es importante despertarlo a la misma hora todas las mañanas, de modo que se establezca un horario de sueño. Cesar la actividad 20-30 minutos antes de irse a la cama o realizar actividades más relajadas son buenas rutinas para el sueño.

 

Rutinas de sueño para los niños

 

1. Baño relajante

Aunque no es necesario bañar todos los días, sobre todo cuando son bebés que apenas sudan, el baño es una rutina súper relajante para ellos. El momento del baño, además de ser un tiempo para compartir con tu hijo/a, es una actividad que les relaja muchísimo y les ayuda a descansar.

2. Masaje infantil

No es imprescindible aprender a dar masajes infantiles, sin embargo, es una actividad que ayuda a relajar todo el cuerpo. El masaje trata todos los músculos del cuerpo del bebé, ayudando a que se relaje. Además, este masaje puede realizarse durante varios años.

3. Ropa cómoda

Es muy importante que los niños estén cómodos a la hora de irse a la cama. Optar por ropa de algodón, de tejidos suaves, transpirables y agradables ayudará a que el niño esté confortable y pueda descansar.

4. Dar las buenas noches

Darle las buenas noches a tu bebé es una forma de establecer la hora del descanso. Los niños pequeños pueden convertirlo en todo un ritual antes de ir a dormir, en el que den besos a todos antes de irse a la cama.

 

Rutina de sueño

 

5. Transición a la cama

Este es el momento del cambio de pañal o camino a la cama. En ambos casos es importante que se incluya este paso en la rutina, junto con lavarse la cara, las manos o los dientes. De esta forma, conforme se vayan realizando el niño sabe que viene a continuación y se prepara para dormir.

6. Relajación

Contarle un cuento, cantar una canción, poner alguna proyección en el techo o música relajante de fondo, son cosas que pueden ayudar a conciliar el sueño de los más pequeños. Favorecen la tranquilidad y que el niño se termine de relajar hasta alcanzar el sueño.

7. Apagar la luz

Una vez dadas las buenas noches y ya metido en la cama es el momento de apagar. Y es que, cuando anochece, el cerebro produce melatonina, la hormona que induce al sueño. Para poder producir esta hormona y mantener el ciclo luz-oscuridad (asociación de la luz con estar despierto y la oscuridad con dormir), la habitación debe estar a oscuras.

 

Rutinas para dormir

 

❌ Cosas que no se deben hacer

La hora de dormir debe ser un momento tranquilo y sosegado. Debemos favorecer la relajación del niño para que el sueño llegue fácilmente y tengan un buen descanso. Por ello, existen una serie de cosas que se deben evitar:

1. Exposición a dispositivos electrónicos

Jugar a videojuegos, ver la tablet, el móvil o cualquier aparato tecnológico es una fuente de estímulos que lo que hace es activar al niño, en lugar de que se relaje. Para asegurar una correcta rutina de sueño, evitar exponer al niño a estos estímulos antes de ir a dormir.

2. La cama como castigo

El irse a la cama es una rutina más del día a día, nunca debe utilizarse como un castigo y así lo estipula la Asociación Española de Pediatría. Si es bueno que los niños jueguen en su cama durante el día y la relacionen con otro tipo de actividades, para que no piensen que se les quiere enviar a dormir constantemente. Sin embargo, enviar a la cama a un niño como castigo puede ser contraproducente, ya que provocará rechazo.

3. Nada de azúcar antes de dormir

La alimentación influye mucho en la calidad del sueño de niños y mayores. En el caso de los niños, existen ciertos alimentos que les producen excitación, lo que hace que el sueño no llegue. Las bebidas o alimentos con cafeína (refrescos tipo cola) o azúcar (bollería, chocolate, golosinas, etc.) deben evitarse antes de dormir.

4. Cada uno en su cama

El niño debe dormir en su cama, es bueno que se acostumbre a tener su espacio para descansar. Además, de esta forma conseguirá destreza para dormirse solo. No es malo que los padres estén presentes en el dormitorio a la hora de dormir, pero debe evitarse el acompañamiento excesivo hasta que se duerma. Ya que si el niño o niña se acostumbra a dormir con alguien al lado, será más difícil que logre conciliar el sueño solo.

5. No acostarlo nada más cenar

Si mandamos a la cama a nuestros hijos nada más cenar podemos alargar muchísimo la conciliación del sueño. Ya que el cuerpo se siente más pesado por la digestión, lo que les impide conciliar el sueño fácilmente.

 

No existe ningún consejo milagroso e infalible, en ocasiones el miedo, pesadillas, enfermedad, malestar, inquietud y muchos otros factores, pueden hacer que le cueste más dormir al niño. Aún así, seguir una buena rutina de sueño les ayudará a aprender a relajarse y poder afrontar mejor este tipo de circunstancias. Que los niños duerman en un buen colchón, también es esencial para garantizar el mejor descanso.

 

Si estás pensando en cambiar el colchón de tus hijos, contacta con nosotros a través de la web, te asesoraremos en todo lo que necesites. También puedes seguirnos en redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter y Pinterest) para estar al tanto de nuestras novedades.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete

¡Hola Morfeos!

Seguro que eres un soñador y que estas deseando que te contemos novedades así que déjanos tu email y te mantendremos siempre ....ZzZz durmiendo.

Las cookies nos permiten ofrecer servicios personalizados. Si continúas navegando aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más info: política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Hola, ¿Te podemos ayudar?
Powered by