Por qué dormimos: la nueva ciencia del sueño y cuales son los beneficios

Por qué dormimos: la nueva ciencia del sueño

Por qué dormimos: la nueva ciencia del sueño

Por qué dormimos: la nueva ciencia del sueño
Tiempo de lectura: 4 minutos

Dormir es uno de los aspectos más importantes y a la vez menos comprendidos de nuestra vida. Hasta hace muy poco, la ciencia no tenía respuesta a la pregunta de por qué dormimos, a qué se debe esa necesidad o por qué sufrimos consecuencias tan devastadoras para la salud cuando nos vemos privados del sueño.

En comparación con los otros impulsos básicos de la vida (comer, beber y reproducirse), el propósito del sueño sigue siendo más difícil de descifrar. Matthew Walker ofrece una exploración revolucionaria del sueño, examinando cómo afecta a cada aspecto de nuestro bienestar físico y mental en su libro Por qué dormimos, la nueva ciencia del sueño.

 

¿Por qué es diferente y cómo nos puede ayudar el libro de Matthew Walker?

Quienes más saben del cerebro son aquellos más conscientes de todo lo que ignoramos acerca del mismo. Cuando uno encuentra una respuesta aparecen nuevas preguntas. El estudio del cerebro sigue dando muchas sorpresas, como sucedió con la plasticidad cerebral y la neurogénesis adulta. Y hay algo que todavía nos es muy desconocido: el sueño.

No se trata de dormir o estar despierto, el sueño consta de varias fases y, solo si pasamos por todas ellas, podremos decir que hemos dormido bien. Sabemos que durante el sueño el cerebro fija los recuerdos y algunos órganos se regeneran. Pero ¿por qué dormimos ocho horas diarias y no nos basta con dos? Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. Si no resultara algo de vital importancia, la evolución nos habría librado de esa necesidad, o la habría reducido. Una persona no sobrevive más de 11 días si es privada del sueño por completo.

 

Impacto del sueño en la salud humana

Matthew Walker es profesor de neurociencia y psicología en la Universidad de Berkley. Antes de eso, fue profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard. Con la ventaja que aporta dominar más de una materia, en este caso neurología, psiquiatría y psicología, Matthew Walker se planteó el reto de escribir un ensayo científico sobre el impacto del sueño en la salud humana y las enfermedades relacionadas con un sueño deficiente.

Pero no quería escribir un libro de texto más que fuera objeto de estudio de los futuros neurólogos, psicólogos o psiquiatras, sino hacer llegar los resultados de sus investigaciones a todo aquel que tuviera interés en el tema y que careciera de la formación académica de sus colegas. Por ello optó por escribir un libro con todo el rigor científico pero con un enfoque divulgativo. Esto es algo difícil de llevar a cabo con éxito cuando hablamos de temas tan complejos como es el funcionamiento del cerebro. No obstante, las opiniones de los lectores que se han acercado a la obra Por qué dormimos: la nueva ciencia del sueño debido a una curiosidad innata o en busca de una respuesta a por qué ellos no duermen bien indican que es un libro comprensible por buena parte de la población.

Por tanto, es posible aplicar en nuestro día a día algunas de las conclusiones extraídas de los estudios de Walker. Reflejadas en este ensayo para lograr un mejor descanso, que repercutirá en una mayor calidad de vida.

 

La importancia de dormir bien para la salud

Si el sueño es de mala calidad o insuficiente, no gozamos de buena salud. Antes o después pueden  manifestarse las enfermedades asociadas a problemas de sueño, que son muchas y muy variadas: depresión, ansiedad, problemas de memoria o de concentración en el campo cognitivo, junto con una mayor predisposición a sufrir Alzheimer en el futuro, y cefaleas, obesidad, o desequilibrios hormonales en el campo de la medicina interna.

 

Condiciones necesarias para un buen descanso

  • Para dormir bien se necesita una estancia que no se encuentre ni demasiado fría ni demasiado caliente. Entre 16 y 23 °C es una buena temperatura para conciliar un sueño reparador, aunque hay personas más sensibles que otras a las variaciones.
  • Se necesita un buen colchón y una buena almohada.
  • Desconectarse de los dispositivos digitales y de las luces con alto componente del espectro azul desde dos horas antes de ir a la cama a dormir.
  • Es aconsejable dormir con ropa que no nos apriete, tanto para la calidad del sueño como para prevenir problemas circulatorios.
  • Se debe ir a la cama con la digestión de la cena completada, al menos en cuanto al estómago se refiere. Si sentimos hambre antes de acostarnos, puede ser un motivo más de insomnio y lo mejor es ingerir algo ligero.
  • A veces las siestas interfieren en el correcto descanso nocturno.

¿Por qué dormimos?

Seguro que alguna vez te habrás preguntado por qué dormimos, o por qué unos animales lo hacen de día y otros de noche. Si has pasado más de una noche en vela, sabrás lo mal que se siente uno por ello, y si sufres de alguna enfermedad del sueño, estarás familiarizado con sus consecuencias.

El sueño es una necesidad orgánica tan importante como comer o beber, es imprescindible para la vida. Y sin embargo muchos dormimos mal. Si es tu caso y deseas conocer las causas o si solo sientes curiosidad sobre uno de tantos misterios de la mente que todavía no se conocen al 100 %. Ya existe un ensayo científico escrito de manera comprensible para quienes no hemos estudiado jamás la bioquímica o la fisiología del cerebro. Con el libro de Matthew Walker por fin entenderás por qué dormimos y cómo lo hacemos.

Te dejamos aqui una sesión de relajación para conciliar el sueño por la noche, en nuestro podcast de sueña con Morfeo, sesion de relajación 

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete

Las cookies nos permiten ofrecer servicios personalizados. Si continúas navegando aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más info: política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Hola, ¿Te podemos ayudar?