¿Cuáles son las principales fases del sueño que debes conocer?

¿Cuáles son las fases del sueño? ¿Cuánto dura el sueño profundo?

¿Cuáles son las fases del sueño? ¿Cuánto dura el sueño profundo?

fases del sueños

En Colchón Morfeo somos profesionales del descanso, y por eso conocemos muy bien cuando se obtiene un sueño reparador, así que en éste artículo vamos a contarte cuáles son las fases del sueño, tipos de trastornos relacionados y cómo mejorar tus hábitos para conseguir dormir mejor.

A través de diferentes pruebas médicas como el electroencefalograma, electrooculograma y el  electromiograma, se registran diversos parámetros tales como la conductancia eléctrica de la piel, el ritmo respiratorio y la frecuencia cardíaca para establecer las distintas etapas del sueño, o fases del sueño.

A lo largo de la noche en nuestro sueño se alternan una serie de ciclos de ondas cortas y ondas largas generando diferentes fases que duran aproximadamente noventa minutos y cuya alternancia se puede producir entre cuatro y seis veces en el período de descanso nocturno.

Las diferentes ondas cerebrales determinan los estados de vigilia y sueño, y dentro de éste, también varía la actividad eléctrica del cerebro dependiendo de las fases del sueño en la que se esté.

sueño reparador durante más tiempo

Existen seis fases del sueño:

  1. En la primera de las fases del sueño se produce una transición entre el sueño y vigilia, y el sueño es tan ligero que incluso nos puede parecer que no estamos durmiendo, por la facilidad con la que se entra y sale de ella, y un estado de seminconsciencia que permite escuchar lo que sucede a nuestro alrededor. En ésta etapa predominan las denominadas ondas theta.

En estos momentos de sueño muy ligero comienza a ralentizarse la actividad muscular, y se producen movimientos de los ojos. También se pueden experimentar sensaciones de caída al vacío que provocan un desagradable y repentino despertar.

  1. En la segunda de las fases del sueño se da una etapa preparatoria para el sueño de calidad, y existe una mayor relajación muscular y los ojos permanecen en reposo, a la vez que se ralentizan y sincronizan las ondas cerebrales y se entra en una fase de inconsciencia para captar los estímulos exteriores.
  2. Durante la tercera fase nuestro organismo comienza a entrar en el auténtico sueño profundo y reparador, y en ésta etapa predominan las ondas delta.

En ésta fase del sueño se producen algunos trastornos como la enuresis nocturna, el sonambulismo y los terrores nocturnos en algunas personas, y el despertar repentino en ésta etapa genera confusión al resultar más difícil regresar a la consciencia total.

  1. Durante la cuarta fase comienzan a aparecer las imágenes aisladas entre sí, dentro de un sueño profundo.
  2. En la quinta fase se producen los sueños en forma de historias que se pueden recordar posteriormente, y la relajación muscular es total, mientras la actividad cerebral es similar a la que se da en el estado de vigilia. A ésta etapa se la conoce como fase REM.

Curiosamente pese a que todos tenemos la sensación de inactividad mientras dormimos un sueño profundo, nuestro cerebro puede estar incluso más activo que durante la vigilia.

Las fases del sueño se repiten cíclicamente a lo largo de la noche aproximadamente entre cuatro y cinco veces, y dependiendo en qué etapa te encuentres a levantarte, te sentirás más o menos descansado al día siguiente.

Además parece que al pasar de una a otra fase nos despertamos por unos breves momentos como parte natural del ciclo del sueño y que resultan inapreciables, pero que pueden ser los causantes de insomnio cuando se prolongan fuera del ciclo natural como consecuencia de estímulos molestos como tener frío o calor, sentir ruido, luz o no poder recuperar una postura cómoda nuevamente.

insomnio una de las fases del sueño

Trastornos del sueño

Para conseguir un descanso completo y reparador es necesario pasar por todas las etapas del ciclo del sueño, pero esto es algo que no todas las personas consiguen, y por ello presentan estados de soñolencia, cansancio e irritabilidad durante el día.

Cada vez es más frecuente encontrar personas con trastornos de sueño, originados por diversas causas que se pueden resumir en: un tipo de vida que deteriora el ciclo del sueño y la vigilia, enfermedades y problemas físicos, trastornos psíquicos, y preocupaciones que generan tal tensión que impiden a las personas descansar correctamente.

Entre las alteraciones del sueño más tipificadas están las siguientes:

  • Dificultad continuada en el tiempo para conciliar o mantener el sueño, o una combinación de ambos. Suelen ir asociados a problemas de ansiedad y depresión cuando se trata de insomnio primario, y a consumo de sustancias o enfermedades orgánicas cuando se habla de insomnio secundario.
  • Dificultad continuada de al menos un mes para mantenerse despierto durante los períodos de vigilia, con disminución del rendimiento laboral, académico y de las rutinas habituales.
  • Alteraciones relacionadas con problemas respiratorios por obstrucción de las vías respiratorias o paralización momentánea de la respiración durante el descanso produciendo una interrupción del ciclo del sueño, y provocando otros trastornos asociados como el insomnio o la hipersomnia, y que se conocen como apnea del sueño.
  • Sufrir desagradables sensaciones que obligan a mover constantemente las piernas impidiendo un correcto descanso, junto a insomnio o soñolencia diurna, se conoce como síndrome de piernas inquietas.
  • Accesos de sueño súbitos mientras las personas se encuentran en estado de vigilia y sin relación a la cantidad y calidad del sueño, conocidos como narcolepsia, y relacionados con escasa presencia de hipocretina que regula los ciclos del sueño y la vigilia.
  • Pesadillas que son sueños dominados por situaciones que provocan una fuerte respuesta emocional generando ansiedad o miedo, como una posible forma de liberar las tensiones diarias mientras se descansa, y que para adquirir la categoría de trastorno tienen que sucederse con mucha frecuencia interfiriendo en el bienestar de la persona que las padece.
  • Realización de actividades propias de la vigilia como caminar, hablar, cantar, gritar, mover cosas de sitio estando dormido, generando una falta de descanso a la vez que supone un peligro potencial muy importante para quién padece sonambulismo.

Este tipo de trastornos del sueño, es más frecuente durante la adolescencia, y suele ir desapareciendo progresivamente al ir madurando la persona.

  • Terrores nocturnos, asociados a una activación fisiológica muy intensa y propios de la etapa infantil, van acompañados de despertares angustiosos dominados por el pánico, que sin embargo los niños olvidan fácilmente, pese a la preocupación que genera en sus progenitores.
  • Enuresis nocturna, o emisión ininterrumpida de orina durante el sueño, que se da en la etapa infantil, e incluso en la adolescencia, y está relaciona con un cierto retraso en el desarrollo, alteraciones de la hormona antidiurética y debido a factores géneticos.

Otros tipos de trastornos son los que afectan al ritmo circadiano que tienen su origen en factores circustanciales provocando desajustes en el ritmo del sueño y la vigilia.

Entre este tipo de trastornos están:

  • El síndrome de la fase de sueño retrasada, afecta a personas que no pueden habituarse a dormir en los horarios socialmente establecidos, normalmente a consecuencia de tener que trabajar largos períodos en el horario de descanso para el resto.
  • Jet lag, es un trastorno de adaptación a los ritmos de sueño y vigilia como consecuencia de largos viajes en los que se producen importantes cambios de usos horarios.

Aunque unos buenos hábitos diarios puede que no eviten algunos de los trastornos de las fases del sueño, si pueden mejorar la calidad del sueño a largo plazo.

Sin embargo, has de tener en cuenta que estos trastornos, tienen mucho que ver con un mal descanso, por lo que si tienes alguno de ellos, es momento de cambiar de colchón.

cómo elegir un colchón

Y para ello vamos a terminar éste artículo explicándote que es una buena higiene del sueño y que cosas debes hacer o no para dormir mejor.

Higiene del sueño

La higiene del sueño consiste en un conjunto de hábitos que ayudan a conseguir dormir mejor y obtener un sueño realmente reparador.

  • Acostumbrarse a dormir siempre en el mismo horario, incluso los fines de semana, ayuda a crear un hábito en el organismo que puede mejorar las fases del sueño.
  • Cenar ligeramente y al menos dos horas antes de acostarse, evita digestiones pesadas que alteran la calidad del sueño.
  • Dormir en un lugar bien ventilado, sin estímulos luminosos o auditivos que puedan interferir en el descanso.
  • Evitar el uso de móviles, ordenadores y tv, hasta última hora y otras fuentes de ondas que pueden alterar nuestra mente y con ello desequilibrar las fases del sueño.
  • Dejar a un lado las preocupaciones del día, y evitar discusiones o películas que puedan generar tensiones antes de dormir.
  • Disponer de un buen colchón que nos permita descansar cómodamente, adoptando la postura que nos ayude a conciliar el sueño, y una almohada en la que podamos reposar la cabeza correctamente.
  • Utilizar la ropa de cama que más nos guste, evitando la falta de peso o su exceso, así como un control adecuado de la temperatura corporal.

relación entre higiene y sueño

Nosotros,  tenemos todas las opciones para que encuentres los mejores equipos de descanso, siempre adaptados a tus preferencias, y a los mejores precios.

Las cookies nos permiten ofrecer servicios personalizados. Si continúas navegando aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más info: política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×
Hola, ¿Te podemos ayudar?
Carrito
Tu carrito está vacío