El mejor descanso: cómo conseguirlo, rutinas y consejos

El mejor descanso: cómo conseguirlo, rutinas y consejos

El mejor descanso: cómo conseguirlo, rutinas y consejos

Morfeo descansaras bien
Tiempo de lectura: 6 minutos

El mejor descanso: cómo conseguirlo es algo que muchas personas quieren saber. Lo más importante es establecer unas buenas rutinas que ayuden a conciliar el sueño fácilmente. En Morfeo, como especialistas del descanso queremos ayudaros a establecer esas rutinas diarias con los consejos de este post.

Beneficios de un sueño reparador

Antes de nada debemos conocer la importancia de un buen descanso diario. Cuando nos cuesta dormir a menudo tendemos a aceptar como normal esta situación y nos acostumbramos a una mala calidad del sueño. Pero esto puede acarrear serios problemas si no se pone remedio.

Y es que dormir bien es más sencillo de lo que parece y reporta grandes beneficios para nuestro organismo:

  • Estabiliza la presión arterial del cuerpo
  • Aumenta el rendimiento y la creatividad aflora mejor
  • La memoria mejora cuando se está bien descansado
  • La calidad de vida es mejor
  • Estamos más atentos y alerta en cualquier situación
  • Disminuye la ansiedad y el estrés

 

 

¿Cómo conseguir el mejor descanso?

La calidad del sueño es mucho más importante que la cantidad de horas, sobre todo en lo que a sentirse descansado se refiere. Conseguir el mejor descanso es muy sencillo, en primer lugar, hay que conocer y escuchar a tu cuerpo. Aunque parezca una tontería el cuerpo es sabio y cuando comienza a acumularse el cansancio va dando signos de alerta. Ignorar estos signos no nos beneficia. Por ello hay que establecer un horario de sueño en función de su ritmo diario y la hora en la que empieza el cansancio. Establecer unas pautas o rutinas diarias ayudará a conseguir mejorar la calidad de su sueño diario. Pero ¿cómo establecemos esas rutinas? Es muy sencillo, sigue leyendo que os lo explicamos a continuación 😉

 

 

 

Rutinas de sueño

Establecer hábitos, rutinas o pautas antes de ir a la cama es esencial para que el cuerpo y la mente se prepare para el sueño. Hay personas que tienen una gran facilidad para conciliar el sueño de forma inmediata, nada más tocar la almohada. Sin embrago, el día a día, el estrés, los hábitos personales, etc; son un gran condicionante a la hora de dormirnos. Una buena rutina de sueño puede ayudar a alcanzar la fase REM mucho antes y disfrutar de una buena calidad de sueño.

Lo primero que se debe hacer es concienciarse de que si se empieza una rutina hay que seguirla y mantenerla a diario para que sea efectivo. Esto no es ningún juego, es un proceso para favorecer el descanso y si no se toma en serio la falta de sueño puede acarrear serios problemas para la salud. Por ello, si se quiere conseguir el mejor descanso se debe ser constante y serio en el proceso.

La Organización Mundial de la Salud advierte que existen más de 88 tipos de trastornos derivados del sueño y cerca del 40% de las personas sufre al menos uno de ellos. El insomnio es el trastorno del sueño más estandarizado entre la población. Dormir entre 7 y 8 horas es lo que recomienda la National Sleep Foundation. Aunque dormir 8 horas ayuda a mejorar la calidad del sueño no es el único remedio. También influye la edad de la persona que quiere mejorar su descanso.

 

 

Rutinas de sueño para adultos

No necesitan dormir las mismas horas los adultos que los niños. En nuestro post: ¿Cuántas horas necesitamos dormir? hablamos de la cantidad de horas que el cuerpo necesita descansar para recuperarse según la edad. Pero para conseguir una buena calidad del sueño necesitamos establecer también una rutina para dormir la cantidad de horas necesarias. Para que un adulto consiga un dueño óptimo es aconsejable:

1. Intentar dormir y levantarse siempre a las mismas horas

Esto incluye también a los fines de semana. Establecer una rutina y un horario de sueño es fundamental para asegurar que se descansa las horas aconsejables para rendir en el día a día. Acotarse todos los días a la misma hora y levantarse igual.

 

2. Hacer lo mismo siempre antes de ir a dormir

Igual que con los niños seguir un ritual diario ayuda a que el cuerpo de forma mecánica reconozca y anticipe el siguiente paso previo a dormir. Un ejemplo: leer 30 minutos, beber agua, lavarse los dientes, ponerse el pijama y acostarse. Repitiendo este proceso a diario hace que el cerebro y el cuerpo sepa que viene a continuación. De esta forma se va preparando para el descanso, lo que favorecerá la conciliación del sueño más rápidamente.

 

3. Hacer ejercicio

Realizar algún tipo de actividad física a diario ayuda a dormir mejor, que el cuerpo se relaje, descanse y sobre todo a conciliar el sueño. No hace falta realizar ejercicios muy fuertes o potentes que cansen en exceso el cuerpo. Con realizar pequeñas actividades como pasear es suficiente para que el cuerpo se mantenga activo y funcione mejor.

 

4. Ejercicios de concentración

Dedicar un tiempo antes de ir a dormir a relajarse es una buena práctica para conseguir dormir. Ejercicios de concentración, memorización, atención o meditación, son algunos ejemplos.

 

5. No remolonear a la hora de levantarse

Cuando nos suena la alarma y nos despertamos hay que levantarse inmediatamente. Si quieres disfrutar de un sueño reparador debes dejar atrás las excusas y remoloneos antes de levantarnos. No volver a acostarse hasta la hora de dormir, por muy cansada que se esté ayudará a regular mejor la calidad de tu descanso.

 

6. Cuidado con lo que comes

No ingerir comidas copiosas o alimentos pesados para la cena. Optar por tomar cosas ligeras que no interrumpan nuestro sueño reparador. Por otro lado, se desaconseja el consumo de alimentos justo antes de acostarse. Ya que se inicia el proceso de digestión y esto puede retrasar la conciliación del sueño, además de proporcionar malestar. Se debe cenar o consumir el último alimento al menos dos horas antes de dormir.

 

7. Higiene y temperatura

Una correcta higiene del sueño es importante para conseguir dormir adecuadamente. Limpiar la ropa de cama cada cierto tiempo, airear la habitación a diario y no tener temperaturas extremas es importante para mejorar la forma en la que dormimos. Una buena temperatura no debe ser ni muy fría ni muy cálida.

 

8. Periodo de inactividad

Mantener un periodo de inactividad y relajación ayuda a que el cuerpo se prepare para la fase de sueño y descanso. La televisión, el ordenador o los dispositivos portátiles deben utilizarse mucho antes de irse a la cama.

 

 

Rutinas de sueño para niños

Los pediatras y distintos expertos en atención temprana y primaria suelen aconsejar establecer pautas o rutinas diarias dese muy pequeños. Ya que de esta forma los niños se acostumbran a crear y establecer un ritual de descanso. Durmiendo mejor y a su hora cada día.

  • Un baño relajante
  • Un pequeño masaje con la loción o crema corporal
  • Ponerle el pijama
  • Cena con alimento más digestivos y ligeros. O el biberón o pecho para los bebés más pequeños.
  • Periodo de relajación o inactividad: Leer un cuento o cantarle una canción suave y relajante.
  • Y dormir

Este ritual les ayuda a establecer horarios, crear rutinas y sobre todo a conciliar el sueño con facilidad y disfrutar de un buen descanso.

 

 

El colchón tu mejor aliado

A la hora de dormir, es importante establecer un ritual previo para ayudar al cuerpo a mentalizarse del momento de acostarse. Sin embargo, hay un elemento indispensable para favorecer el descanso perfecto. Contar con el mejor colchón para el descanso es fundamental para mejorar la calidad de vida y sueño.

¿Cómo es el mejor colchón para el descanso?

Si dudarlo es un Morfeo. La combinación de la calidad de los materiales junto con las mejores y últimas tecnologías del descanso hace que dormir sea el mejor momento del día. Su adaptabilidad, independencia de lechos, efecto termo-regulador, el confort de los micromuelles ensacados y firmeza hacen del descanso un placer. Desde la primera noche se duerme mejor y más rápido. Contar con el mejor colchón para el descanso es lo primero que hay que tener, antes de establecer las rutinas previas de sueño.

¿Y la almohada?

Aunque lo más importante es el colchón, ya que es donde reposa nuestro cuerpo al dormir, no debemos olvidar que la almohada perfecta ayudará y favorecerá el mejor descanso. En Morfeo tenemos la mejor almohada para el descanso, ligera, transpirable, suave y cómoda ¿Todavía no la has probado?

 

Si quieres mejorar tu rutina de sueño y la calidad de éste, no dudes en contactar con nosotros. Te asesoraremos en todo lo que necesites ^_^

¡Síguenos en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete

Las cookies nos permiten ofrecer servicios personalizados. Si continúas navegando aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más info: política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×
Hola, ¿Te podemos ayudar?